Valoración social al emprendimiento

A propósito de amigas y amigos emprendedores de la región, y especialmente del Tamarugal, mis respetos a su trabajo y perseverancia, y sobre todo como la población, y los actores públicos de Tarapacá debemos valorar y apoyar este esfuerzo.

En el ecosistema de emprendimiento un aspecto que ha mejorado, aun cuando sigue siendo una barrera real al emprendimiento, es la estigmatización social que se produce hacia el emprendedor que fracasa. En términos comparativos, Chile posee una tasa de miedo al fracaso relativamente baja, cuando se compara con otras economías. En esta línea se han desarrollado en los últimos años varios esfuerzos y cambios en programas y políticas que han ayudado a mejorar “la estigmatización del fracaso” que obedece también a factores socio-culturales que son más complejos de cambiar en el corto y mediano plazo. Sin embargo, hay temas prácticos que disminuyen el “miedo al fracaso” a la hora de emprender. Por ejemplo, la obtención de fuentes de financiamiento para aquellos emprendedores que han fracasado en el pasado y que deciden re-emprender. Parte de estos cambios ya se están viendo reflejados a partir de nuevas leyes como la de quiebra rápida. En este y otros temas se puede seguir avanzando mediante mejores programas que ayuden a re-emprender.

La valoración social hacia el emprendimiento por parte de la población sigue siendo un pilar fundamental para susten- tar el desarrollo de la actividad emprendedora. El fomento de una actitud favorable hacia el emprendimiento es un trabajo conjunto de diferentes actores, donde no solo están los desarrolladores de políticas públicas o medios de comunicación, sino la sociedad como un todo. Esto debe ser un esfuerzo conjunto y alineado entre muchos actores público y privados que contribuyan a generar un ecosistema más favorable para los emprendedores.

 

Fuente, Estudio GEM nacional